Infantil y adolescente

Los primeros años de vida es donde se forma la personalidad de un niño y sus ideas sobre el mundo. La forma de relacionarnos con nuestros hijos va a determinar su futuro como adultos.

Pedir ayuda terapéutica a tiempo ante cualquier problema o duda que se nos presente con el niño o adolescente nos ayudará como padres a la hora de entenderlos, quitándonos muchas angustias ante la duda de “¿lo hago bien o mal?”. Así podremos colaborar a su bienestar.

Será importante, evaluar el funcionamiento familiar, las relaciones entre sus miembros, las expectativas de la familia, etc.…, para determinar cuáles de estas causas pueden estar influyendo en el motivo de la consulta.

El objetivo de la terapia es brindar a los menores de estrategias para sentirse mejor consigo mismos, con sus familias, en el colegio, instituto o con sus iguales.

En niños pequeños se realizan sesiones lúdicas. A través del juego los menores comprenden de manera divertida e incorporan los mecanismos que necesitan para un buen desarrollo.

Las terapias centradas en adolescentes habitualmente se trabajan los siguientes aspectos: los límites, el cuerpo, las normas, la autoestima, la sexualidad, la identidad, etc…

Los trastornos más habituales en niños:

De 0 a 1 año

De 1 a 6 años

De 7 a 11 años

De 12 a 18 años