Edit

En el Instituto Guestalt de Lima llevamos más de 20 años acompañando a las personas en la resolución de sus problemas y la mejora de su bienestar.

informes@institutoguestaltdelima.com

 4628000

960204153 / 922793398

¿Cuánto cuesta descansar? La cuarentena ha generado un alto nivel de ansiedad en los seres humanos y con él, algunos síntomas físicos. ¿Cómo sobrevivir a la falta de productividad?

Desde que nos levantamos hasta que dormimos hemos estado acostumbrados a ser productivos en diferentes ámbitos de nuestra vida. No hacerlo, para algunos, representa un signo de ociosidad del cual siempre hemos renegado. Incluso nuestra cultura incaica con su frase “Ama Qhella” (no seas flojo) es la demostración de un signo de pecado en nuestra sociedad.

Han transcurrido 21 días desde que el presidente Martín Vizcarra anunció la medida de aislamiento social obligatorio, que nos exige a permanecer en nuestras viviendas a fin de frenar el avance del COVID-19. Sin embargo, para muchos ciudadanos esta medida es difícil de acatar, incluso algunos no saben qué hacer con la hiperproductivad que albergan en su interior.

En la última semana se ha compartido, a través de redes sociales, un mensaje con las actividades que deberíamos realizar durante la cuarentena. Sin embargo, en estos tiempos de pandemia se ha visibilizado un problema muy grave que afecta nuestra salud mental: la ansiedad.

Para el psicólogo clínico, Manuel Saravia, dejar de lado nuestra hiperproductividad es complicado. Esto pese a que aumenta nuestros niveles de estrés y ansiedad, los cuales son contraproducentes para nuestra salud.

“Nosotros como cultura tenemos baja tolerancia al ocio. Vemos el descanso como se me pasó el día y no hice nada. Esa baja tolerancia estando en la cuarentena también se aplica, cómo es posible que si no estás trabajando en este momento o no tienes la posibilidad del teletrabajo, no estés leyendo un libro o haciendo deporte. Ahí entra el tema de la exigencia. No puedes estar sin hacer nada”, dice.

Entonces, ¿es tan malo no hacer nada? Para el experto, esta situación no es ni buena ni de mala. “Lo que pasa es que uno se siente mal en la medida que tiene la exigencia. El no hacer nada genera culpa”, asegura.

La ansiedad y los problemas en la salud

Si en algún momento hemos sido víctimas de fuertes cuadros de estrés o de un ataque de ansiedad sabemos que podemos experimentar varias secuelas físicas. Entre ellas, problemas para dormir, dolores de cabeza, cuello o cabeza. Incluso problemas para respirar y sudoración.

Para Saravia, durante esta cuarentena muchos han descubierto su temor a permanecer encerrados y a lo difícil de controlar el estado mental que genera este periodo.

“En realidad, se han presentado diferentes casos. Muchas personas a partir de la cuarentena han descubierto su claustrofobia. Porque una cosa es decidir quedarse a descansar en casa y otra cosa es un aislamiento impuesto, que si bien todos sabemos y estamos de acuerdo que es por un bien mayor, eso no quita el nivel de ansiedad que está generando en muchas personas”, señaló, en diálogo con La República.

No obstante, el director de Salud Mental del Minsa, Yuri Cutipe, brinda algunas recomendaciones para evitar que este trastorno afecte nuestro estado emocional.

“En realidad lo más importante es tener decidido lo que uno tiene que hacer. Es decir, organizarse. Si uno tiene organizando el tiempo, así sea para descansar o no hacer nada, y se cumple ese cronograma, la persona va a sentir que está tomando control de la situación y eso le va a permitir la ansiedad básica, que se puede aumentar en estos tiempos”, mencionó Cutipe.

Ambos especialistas recomiendan ser organizados y tener una estructura de las actividades diarias, así esta se trate de una recreación. “Saber qué voy a hacer desde que me levanto hasta que me duermo”.

Asimismo, sugieren no usar pijama como vestimenta diaria, sino por el contrario aconsejan realizar la rutina de higiene habitual para asistir a los centros laborales o de estudio.

En tanto, sobre la información que se difunde de forma diaria en redes sociales, recomiendan solo dar créditos a la información de fuentes oficiales.

“Hay que estar informados de buena fuente. Pero dar lugar a los fake news, darles credibilidad solo va a generar daño, porque nos va a alarmar más innecesariamente”, acotó el director de Salud Mental del Minsa.

Tratamientos psicológicos en tiempos de cuarentena

Durante esta época de cuarentena, aquella población vulnerable tiene dificultades para acceder a sus tratamientos psicológicos. No obstante, médicos particulares y especialistas del Ministerio de Salud han implementado plataformas virtuales para cerciorar el cumplimiento de sus terapias.

“En esta época en que se han tenido que disminuir las servicios de consulta externa el riesgo del abandono es alto. En esas personas, sí es recomendable que continúen con su tratamiento. Nosotros en el Minsa, los 152 centros de salud mental vienen funcionando mediante las plataformas de celulares”, aseveró Cutipe.

Entre estas plataformas están las campañas gratuitas realizadas por clínicas particulares y el Colegio de Psicólogos del Perú, así como la habilitación de la línea gratuita 113.

¿Qué ocurrirá al terminar la pandemia?

El virus del COVID-19 ha dejado miles de víctimas mortales en el mundo, no obstante, esa no es la única consecuencia que dejará esta enfermedad. Una de las secuelas presentadas al término de esta pandemia será el estilo de vida en el ámbito social.

Para el director de Salud Mental del Minsa,“la humanidad tiene la capacidad sabia de adaptarse siempre a las nuevas circunstancias que nos presenta el entorno. Esta va a ser otra situación difícil que la humanidad está enfrentando y que va a recrear la manera de convivir”.

No obstante, ambos especialistas concuerdan en que este episodio marcará una modificación a nuestra conducta.

“Esto va a marcar un antes y un después. De todas maneras, este virus no está dejando un mensaje fuerte, un aprendizaje que va a cambiar la vida de muchas personas. El tema del aislamiento social es uno de ellos. Culturalmente nosotros somos personas de mucho contacto, cercanía afectiva, emocional. Creo que el virus nos está enseñando, en primer lugar, a ser más limpios. Además de la asepsia, que va desde el saludo, ni siquiera tocarse”, finaliza Manuel Saravia.

Pasada esta pandemia, el Perú tendrá que fortalecer su sistema de salud con políticas que refieren nuestros hospitales y le dé el lugar que merece al profesional de salud, No obstante, no son los únicos que tienen que hacer un cambio. Los peruanos deberán tomar consciencia a la importancia de acatar normas, prevenir enfermedades a través de la higiene, así como a ser solidario con el prójimo. Esperemos que vuelta la calma hayamos aprendido algo.

Fuente: La República

Realiza un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *