Adultos

La vida en algún momento puede estar aquejada por algún problema relacionado a las relaciones sociales, de pareja, familiares, de trabajo, entre otros.

La terapia de adultos se estructura como un proceso de aprendizaje donde el psicólogo ayuda a conocerse mejor. Así se descubre cuáles son los factores personales y ambientales que mantienen el problema que está desestabilizando emocionalmente a la persona, aumentando el conocimiento de qué ocurre y cómo funciona, así como cuales son las estrategias que favorecen la adaptación personal y la reducción o eliminación del trastorno.

Con la terapia aprendemos como afrontar y resolver los problemas partiendo de los potenciales que tenemos dentro y aceptar nuestras limitaciones, para ser lo más auténticos posible y aplicar las estrategias más eficaces para su resolución.

Los trastornos más frecuentes en adultos son: